Disartria: causas

Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook2

La disartria es causada por la dificultad o incapacidad para mover los músculos de la boca, la cara o del sistema respiratorio superior que controlan el habla.

Las causas de la disartria pueden ser muchas, incluyendo tóxicas, metabólicas, enfermedades degenerativas (tales como parkinsonismo, ALS, enfermedad de Huntington, enfermedad de Niemann Pick, ataxia, etc), lesión cerebral traumática, o trombótico o accidente cerebrovascular embólico. Éstos dan lugar a lesiones en áreas clave del cerebro involucradas en la planificación, ejecución, o que regulan las operaciones de motores de los músculos esqueléticos (es decir, los músculos de las extremidades), incluyendo los músculos de la cabeza y el cuello (disfunción de la que caracteriza a disartria). Estos pueden resultar en disfunción, o el fracaso de: el motor o la corteza somatosensorial del cerebro, las vías de corticobulbares, el cerebelo, los núcleos basales (que consiste en el putamen, el globo pálido, núcleo caudado, sustancia negra, etc), el tronco cerebral (de la que el nervios craneales se originan), o la unión neuromuscular (en enfermedades como la miastenia grave ) que bloquean la capacidad del sistema nervioso para activar las unidades motoras y efectuar rango y fuerza de los movimientos correctos.

Las condiciones que pueden provocar en la disartria incluyen:

  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig)
  • Lesión cerebral
  • Tumor cerebral
  • Parálisis cerebral
  • Síndrome de Guillain-Barré
  • Lesión en la cabeza
  • Enfermedad de Huntington
  • Enfermedad de Lyme
  • Esclerosis múltiple
  • Miastenia gravis
  • Enfermedad de Parkinson
  • Enfermedad de Wilson

Algunos medicamentos, tales como narcóticos o sedantes, también pueden causar disartria.

Buscar

Compártelo!

Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook2